Vuelve a sonreir, y despues aproxima lentamente a ella sus labios.
Su preciosa sonrisa cada vez más cerca. Esas palabras, además… Aún más cerca… Cada vez más.
Cierro los ojos y ya no veo nada, ni con la mente, nio con el corazón, otros días, otras épocas, el mar, los recuerdos. Nada más. Me lanzo por fin, salto y caigo entre sus brazos, y me pierdo. Entre culpa y perdón al mismo tiempo.
Yo, UNA NIÑA ARRASTRADA POR UN TONTO Y ESTÚPIDO DESEO.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s